Cuando los peques de la casa están a punto de abandonar la cuna llega el momento de decidir cual es el tipo de cama que va a ocupara ahora, pero debido a la gran variedad de modelos, muchas veces decidirnos por alguna es una labor complicada. ¿Una cama nido? ¿una litera por si algún amigo se queda a dormir? ¿una cama mueble para que de día ocupe menos espacio? Otra de las opciones que muchas familias no tienen en cuenta son las camas extensibles o ampliables, estas son muy prácticas y suponen un importante ahorro económico.

camas extensibles

La principal ventaja de las camas extensibles infantiles es que permiten alargar su estructura a medida que el niño va creciendo y evitan tener que comprar una cama nueva cuando la anterior se ha quedado demasiado pequeña.

Estas camas utilizan un colchón especial para camas extensibles, generalmente dividido en tres, una parte más grande para cuando la cama está en posición más encogida y dos suplementos más para ir añadiendo conforme el niño crece.

Uno de los lugares donde podemos encontrar camas extensibles para niños es en Ikea que disponen de varios modelos tanto en madera como en forja así como un amplio surtido en colchones para camas extensibles a precios muy económicos.