Aunque todos los días dediquemos una sonrisa a nuestra pareja, este 14 de febrero, día de San Valentín, sorpréndelo con una agradable y romántica velada donde los corazones y los detalles en rojo sean los protagonistas absolutos de la decoración de tu hogar.
centro de mesa piruletas

Un centro de mesa decorado con dulces puede ser un adorno muy económico para este día. Colocalé unas piruletas de corazón y unos caramelos en el fondo y el resultado será de lo más original y divertido.

Pequeños recipientes de cristal o jarrones en color rojo pueden servirte para que los rellenes con chocolatinas, caramelos o galletas lo que pondrá una dulce nota de color en esa noche tan especial.

Vía: Revista Diván