Cuando en nuestra casa no se tiene espacio suficiente para otro dormitorio la mejor forma de solucionar el problema es agudizando el ingenio. En este artículo te vamos a explicar como convertir una habitación de la casa en dormitorio, de esta forma dispondrás de un dormitorio durante el día y una espaciosa habitación por la noche. Esta solución te servirá para instalar en ella a esos huéspedes que de vez en cuando se presentan sin avisar.
salón dormitorio

Los muebles adecuados:
Los muebles más utilizados para este tipo de habitaciones son los sofás-cama, las camas-nido, las camas abatibles y las camas plegables. Además, para ocultar estas camas y transformarlas en coquetas mesillas se pueden cubrir con bonitas fundas.

Para conseguir un dormitorio confortable no hace falta disponer de un espacio muy amplio ya que exixten una amplia variedad de muebles para espacios reducidos. Por lo que se refiere a las camas, sólo hay que elegir la que mejor se adapte al espacio de que disponemos y a nuestras necesidades.

La cama es el elemento principal del dormitorio y también suele ser el mueble que más lugar ocupa, así podemos elegir entre varias opciones:

La cama-nido: Es una estructura que esconde una cama debajo de otra y que es perfecta para coloca en un cuarto de estar o en la habitación de los niños.

La cama abatible: Ocupa poco espacio y tiene la ventaja de que nos puede servir como aparador o estantería.

El sofá-cama: Este mueble es el más común y se puede poner en cualquier habitación, Puede ser de matrimonio o individual.

Complementos:
Cuando el espacio es reducido el tamaño de los muebles es importante, pero también lo es que éstos tengan capacidad para albergar muchos objetos. Los muebles apilables, como sillas, taburetes y mesitas que se puedan colocar unos encima de otros son una de las opciones entre las cuales podemos elegir a la hora de crear una habitación confortable y funcional.

Los muebles transformables son otra solución para decorar y ambientar espacios reducidos. Este tipo de mobiliario, de doble función, es muy práctico. Sofás-cama, mesas de altura regulable y las mesitas que se convierten en banqueta son algunos ejemplos de muebles transformables.

Por su parte, los muebles extensibles y plegables también desempañan una excelente función en las habitaciones pequeñas, así como los muebles con ruedas, ya que su sencillo transporte facilita la tarea de cambiarlos de una habitación a otra en caso de que necesitemos hacerlo.

Por último, los muebles abatibles pueden ser mesas, sillas o camas fijadas a la pared que, cerradas, parecen un mueble. Así, es bastante sencillo ambientar y decorar una estancia pequeña sin que por ello nos quedemos sin espacio para caminar libremente por la habitación.

La ubicación de cada mueble es también importante para que éstos ejerzan la función que deseamos. En el cuarto de estar, un sofá-cama puede hacer que esta habitación se convierta en un cuarto de invitados en un momento dado. Para el salón son perfectas las camas que se transforman en puf, mesita o mueble, mientras que para la habitación de los niños, las camas nido y las abatibles son las más prácticas.

Vía: Mujeractual