El estilo rústico es el estilo tradicional, donde los materiales se muestran tal y como son, los acabados son naturales y realizados de forma artesanal. Estas tipo de decoración toma como referencia a la vivienda suburbana; casas de campo, montaña, playa… Este estilo ha vuelto con fuerza hace unos años aunque nunca a pasado ni pasará de moda. Si te gusta el estilo rústico a continuación te indicamos algunos consejos para añadirlos a tu casa.

el estilo rústico en decoración

– Los muebles rústicos son extremadamente texturados, por esta razón es recomendable añadirlos sin exceso. Una estancia entera puede ser demasiado mientras que unos cuantos muebles permiten que cada uno de ellos destaque. Añade algunas sillas de mimbre alrededor de una vieja mesa de roble o coloca unas cuantas alrededor de una chimenea.

– Añade cojines y almohadones a los asientos rústicos, esto les aportará un aire cálido al mismo tiempo que suaviza visualmente las sillas. Los tejidos también sirven como elemento unificador para combinar un mueble rústico con otros elementos que ya se encuentren en la habitación.

– Los diseños formales tradicionales se pueden recrear también en estilo rústico. Una cama con baldaquín de mimbre, iría perfectamente tanto en un interior de diseño contemporáneo como campestre. La habitación resultará visualmente atractiva, incluso sin ningún color o tejido estampado adicional. Es el encanto del mobiliario rústico.

– Utiliza piezas rústicas como mesas, espejos, percheros y otros accesorios en las habitaciones de invitados y aseos. Estos espacios más pequeños pueden ser decorados de forma temática siguiendo un estilo rústico alrededor de algunos elementos interesantes.

– El estilo rústico va muy bien incluso para los espacios de exterior. Pérgolas, bancos, celosías y sillas quedarán perfectos si además están rodeadas de plantas y jardines.

Cocinas campestres, comedores informales, porches o patios cubiertos pueden ser el lugar adecuado para una mesa de comedor de estilo rústico y el escenario perfecto para una comida familiar.

Vía: Euroresidentes
Imagen: Muebles Beymi