Si ya te has decidido a vender tu casa te interesará saber que existen algunos trucos para mejorar la imagen de tu casa antes de venderla a fin de hacerla más atractiva a los ojos del futuro comprador. Los expertos de Tenders.es te ofrecen una serie de consejos para que, con pequeñas mejoras y prestando atención a los detalles, logres potenciar la imagen de tu casa como un lugar acogedor donde vivir antes de ponerla en venta.

trucos para mejor el aspecto de tu casa antes de venderla

Consejos para hacer más atractiva tu casa antes de venderla

Superficies y exteriores: pintar las paredes interiores y exteriores de la vivienda le dará una mejor apariencia. En el interior de la casa es recomendable usar el color blanco u otros tonos claros para conservar una buena iluminación.

Las superficies en madera, mármol u otros materiales pueden revitalizarse con poco dinero gracias a la gran variedad de productos que hay en el mercado y que, además, son muy fáciles de utilizar. Además de las paredes, debemos revisar el revestimiento y la apariencia de las cercas, el patio, la terraza, las superficies de la cocina, los baños, el ático y el sótano (si se trata de una vivienda unifamiliar).

Limpieza: antes de mostrar la casa a los futuros compradores, hay que realizar una limpieza profunda de toda la casa y tener especial cuidado con la cocina y los baños, pues suelen ser puntos críticos a la hora de dar una buena impresión a los compradores.

Si tienes mascotas o hay fumadores en casa, debes prestar atención a los olores, ventilar la casa, utilizar fragancias aromatizantes y limpiar cuidadosamente las zonas donde se concentran los malos olores. La limpieza crea un ambiente acogedor y ensalza el valor de la propiedad, mientras que la suciedad hace que el comprador se replantee siempre el precio.

Orden: es importante que los compradores vean la casa ordenada, esto les ayudará a tener una mejor impresión de los espacios. Deja a la vista sólo aquello que forma parte de la decoración, evita las pilas de periódicos y revistas, la ropa tirada de cualquier manera, los platos y vasos sucios o por en medio… Si existen muebles que dificultan la movilidad, reubícalos para crear espacios más amplios, agradables y transitables.

La entrada: el hall será lo primero que vea el comprador cuando haga una visita, así que es un punto clave. Debe estar limpio y ser muy acogedor. Para conseguirlo, no dudes en pintar la puerta, si es necesario, reemplazar las cerraduras y los pomos, renovar los números de la casa, instalar lámparas nuevas, disponer un florero o una porcelana decorativa si tienes un mueble en la entrada y reparar los desperfectos.

El jardín: si tienes jardín, saca tiempo para cuidar de él. Arregla el césped, deshazte de las malezas, poda bien los arbustos, cuida las flores y adecenta las áreas donde se puede acumular agua o basura. Un jardín bien cuidado causará muy buena impresión y revalorizará tu vivienda; un jardín descuidado y lleno de maleza sólo ayudará a empobrecer la primera impresión del comprador.

Detalles que cuentan: hay que prestar especial atención a imperfecciones notorias como una pared con manchas o la pintura descascarillada, puertas opacas, espejos sin brillo o rotos, grifos que no cierran por completo o superficies a las que les falta una baldosa.

Con sólo invertir algo de dinero en estas pequeñas reparaciones, te verás recompensado con el buen aspecto que tu casa dejará en los posibles compradores.