Sin ninguna duda, una de las plantas preferidas para decorar el interior de nuestro hogar es la orquídea. La causa principal de esta popularidad son sus fantásticas flores cuyas formas son de lo más extrañas y exóticas al mismo tiempo. Pero no por bella es delicada, la orquídea es una planta fácil de cultivar y puede durarnos muchos años si le damos la dosis de luz y humedad adecuadas. Si no os podéis resistir a la belleza de estas plantas aquí os doy algunos consejos para el cuidado de orquídeas.

cuidado de las orquídeas

CUIDADOS DE LAS ORQUÍDEAS

– ILUMINACIÓN: La luz natural es imprescindible para que las orquídeas tengan una buena floración. Lo mejor es colócalas en un sitio luminoso de la casa. Un buen lugar es cerca de una ventana orientada al sur con un visillo o cortina clara de por medio para que el sol no le de directamente pues se le pueden quemar las hojas.

– TEMPERATURA: La temperatura optima para el cuidado de las orquídeas varía dependiendo de la especia aunque, como en su mayoría proceden de regiones tropicales y subtropicales, necesitan calor. Veamos algunos ejemplos de temperaturas optimas poniendo como ejemplo diferentes especies de orquídeas.

Especies Odontoglossum, Cymbidium, Masdevallia, Paphiopedilum, Oncidium, Miltonia.

– temperatura máxima de día: 27 °C
– temperatura mínima por la noche: 10 °C

Especies Laelia, Cattleya, Epidendrum, Brassavola, Dendrobium.

– temperatura máxima de día: 30 °C
– temperatura mínima por la noche: 13 °C

Especies orquídeas Vanda y Phalaenopsis.

– temperatura máxima de día: 32 °C
– temperatura mínima por la noche: 15 °C

– RIEGO: Se debe regar moderadamente y se debe dejar secar el sustrato entre riegos. Es preferible que el agua no tenga cloro y no sea un agua dura, la más indicada es el agua de lluvia. Esta debe estar a temperatura ambiente y nunca demasiado fría ni caliente.

En cuanto al momento del día, lo más indicado es regar las orquídeas al comienzo de la mañana o al final de la tarde.

– HUMEDAD: Las orquídeas necesitan una humedad ambiental alta. Durante el invierno, con la calefacción, el aire puede llegar a ser muy seco por lo que puede ser muy peligro para nuestra planta.

Para aumentar la humedad a su alrededor podemos poner la maceta sobre una bandeja con grava o guijarros mojados sin que el tiesto esté en contacto con el agua. También se puede colocar recipientes de agua cerca de las plantas o pulverizar con agua blanda (agua de lluvia) sin que caiga en las flores ya que durarían menos.

– VENTILACIÓN: Es conveniente airear diariamente el emplazamiento evitando las corrientes de aire frío que podrían provocar la caída de los capullos. Un pequeño ventilador al mínimo puede servir en un momento dado para hacer circular el aire.

– PLAGAS: En general son plantas muy resistentes aunque como todas las plantas, las orquideas se pueden ver afectadas por las temidas plagas. Sus enemigos son las cochinillas, las arañas rojas y los pulgones que pueden eliminarse mediante insecticidas aplicados cada 15 días hasta su completa desaparición.

– ENFERMEDADES: La mayor parte de las enfermedades que se manifiestan en nuestras orquídeas, son causadas por técnica inadecuatas de cultivo o falta de cuidados. Algunas de ellas son:

Hongos: Se manifiestan como puntos o manchas oscuras en hojas y flores. Otro tipo de hongos pudren las raíces y el cuello de la planta.

Bacterias: Son patógenos que producen lesiones acuosas o manchas redondeadas en pseudobulbos u hojas. Son muy peligrosas debido a que se desarrollan rápidamente pudiendo contagiar a las demás plantas.

Virus: Los más comunes son el Virus del Mosaico del Cymbidium y el Virus del Mosaico del Tabaco. Producen clorosis, malformaciones en flores y hojas marcadas.

– PODA: Al finalizar la época de floración podemos proceder a podar las varas florales. Para hacer la poda contaremos desde donde nacieron las flores hacia la base tres o cuatro nudos y cortaremos por encima de uno de ellos. Haremos un corte limpio y transversal con una tijera de podar o navaja.

– MULTIPLICACIÓN: El momento del trasplante se puede aprovechar para dividir la planta con el fin de obtener nuevos ejemplares. Para ello se desmorona el cepellón de tierra, se divide con las manos y se planta cada parte en una maceta distinta de tamaño apropiado y con sustrato fresco.




Una respuesta to ' Cuidados de las orquídeas '

Subscribirse a los comentarios de este artículo con RSS or TrackBack to ' Cuidados de las orquídeas '.

  1. Tzinnya, 27/05/2011 - 2:51

    Buenas tardes; yo adquirì unas orguídeas; quien me las vendió me dijo que si las ponía en hidrogel era suficiente para mantenerlas en buenas condiciones; las flores ya marchitaron y las podé tienen solo el follaje verde; las mantengo en hidrogel? si es conveniente?, y de los camotitos que trae van a salir mas flores??

    Gracias por su atención.