La arquitectura minimalista se caracteriza por el uso de líneas suaves y rectas, colores tenues, pero brillantes. Por ello la piedra natural ocupa una importante posición en estos proyectos.
minimalismo con piedra natural

La ausencia de adornos es la esencia de cualquier obra minimalista. En este tipo de arquitectura se evita lo superfluo, de manera que su visión pueda trnasmitir un orden geométrico, de formas sencillas.

No se trata de un estilo sino de un instrumento conceptual y técnico para habilitar espacios.

La piedra, en el diseño y la arquitectura minimalista, aporta modelos exclusivos. Así, los distintos formatos se integran en cada proyecto según las preferencias de arquitectos y diseñadores.

Los pequeños detalles muestran una importancia fundamental en los interiores; los efectos que genera la piedra de color son esenciales para conseguir una atmósfera llena de armonía. Así, donde se expone una igualdad cromática, se obtiene una percepción visual en orden y equilibrio.

La evolución minimalista se apoya en una combinación de piedras Basálticas, Mármoles, Areniscas, Travertinos, Calizas, Granitos y Cuarcitas, que aporta un especial contraste entre los colores neutros y los tonos intensos.