perfumesUn toque de rosas, vainilla o canela… Una brisa de perfume llena el hogar, como si le atrajera al corazón de un jardín rico, exuberante. Perfumar el hogar es un verdadero arte de vivir. Crea una identidad única para su hogar y le confiere una sensación de confort y bienestar, que refleja a la vez su estado de ánimo.

Los perfumes para el hogar L’Occitane se deslizan en el aire que fluye por la casa. A medida que liberan y mezclan sus aromas, deleitan sus sentidos y dejan a su estela un aura persistente, relajante.

Cada aroma de la nueva colección de fragancias está envasada en un robusto frasco de vidrio decorado con galones, que realzan sutilmente el carácter de la decoración interior. Simple y elegante, coronado por un pulverizador, se trata de un objeto que evoca una técnica discreta y refinada.
    Frascos de perfume

Los nuevos aromas son:

Una rociada de Té Verde es como abrir la ventana a una fina neblina que brilla con estimulantes matices de limón.

Una rociada de Bosque Invernal le trae de vuelta al corazón de su hogar para encender el fuego tras un paseo por un bosque de abetos en invierno.

Una rociada de Azahar invita a la casa a relajarse por un momento, al dulce ritmo de los pétalos blancos y de las aromas dulces.

Una rociada de Frutas Confitadas recuerda los sabores ricos y suaves de la ciruela o el dátil y el aroma tostado del café recién hecho o de un buen coñac.

Una rociada de Ámbar lleva a su hogar la presencia tranquilizadora de la madera añeja con un brillo de pátina y vainillas de suave cachemir.

Una rociada de Vainilla evoca la imagen de una vainilla de tonos acaramelados que conecta fugazmente con el negro brillante y oscuro de su vaina original.

Una rociada de Rosa le lleva directamente al corazón de la floración, besada por el rocío de la mañana.

Una rociada de Naranja Canela ve la claridad de la naranja y la mandarina jugando con los reflejos vivos de la canela y el clavo.