Fuentes de interior: El placer del agua en casa

Hace unos años las fuentes de agua en espacios interiores únicamente las veíamos en hoteles, centros comerciales, spas, etc. Ahora no es raro encontrarnos una de ellas decorando los hogares y es que las fuentes son un elemento muy decorativo que poco a poco se está apoderando de los rincones de nuestras casas.

fuentes para interior

Existen tantos estilos de fuentes interiores como tipos de materiales para estas: pizarra, piedras de río, vidrio, cobre, bambú, acero inoxidable y resina.

Esencialmente existes 3 estilos principales de los cuales puedes escoger cuando se trata de una fuente interior:

Fuentes de mesa: Para colocar sobre una mesa, escritorio o aparador. Son de pequeño tamaño y como ocurre con cualquier elemento decorativo que se coloca en el lugar adecuado, esta puede convertirse en la pieza estrella de la habitación.

Fuentes para poner sobre el suelo: Estas fuentes son mucho más grandes que las de mesa y debido a su tamaño pueden ser usadas para agregar dimensión al espacio del piso. Esta unidades son más grandes verticalmente que horizontalmente, por lo que añaden una dimensión de altura a la habitación.

Fuentes empotradas en la pared: Estas fuentes son consideradas el punto focal de la habitación. Estas son las fuentes más complicadas de instalar ya que requieren sistemas especiales. Por razones estéticas, estas fuentes se empotran en paredes cubriendo instalaciones eléctricas.

Si estás pensando en poner una elige la que más se adapte a tu espacio, el resultado final seguro que será muy atractivo.

Vía: Rentaldecorating

Imagen: DecoNovo