Si no se tiene espacio para tener un gran jardín, tener uno pequeño fuera de casa puede ser una opción que llevará al hogar naturaleza y tranquilidad.

flores jardin pequeño

Un pequeño jardín, bien planificado y organizado, puede resultar muy íntimo y acogedor. En primer lugar, es necesario saber elegir las plantas y los demás elementos que van a constituir el jardín, optando siempre por la calidad de los productos. Es conveniente elegir plantas pequeñas. Poner algunas plantas aromáticas, hará que el jardín se llene de su fragancia y resultará muy agradable. En un jardín pequeño es preferible poner plantas solo de dos o tres tonos, mejor si son suaves.

Cada rincón debe estar pensado al detalle, sin recargarlo nunca, usando pocas variedades de plantas, pues puede resultar ostentoso y agobiante, justo lo contrario de lo que se pretende lograr. Aunque sea pequeño, requiere de permanentes cuidados; se debe podar y regar semanalmente.

Por supuesto, el estilo de cada dueño debe prevalecer y verse reflejado en él, pues es el que lo va a disfrutar y el que más tiempo va a pasar en él. Principalmente se deben conseguir dos objetivos: que sea estético, bonito a la vista, y que resulte agradable y placentero para permanecer tiempo en él. Si los dos se consiguen, el pequeño jardín se convertirá en el lugar preferido de la casa.