Los relojes de agua datan de la antigüedad egipcia y se usaban especialmente durante la noche, cuando los relojes de sol perdían su utilidad. Estos primeros relojes de agua consistieron en una vasija cerámica que contenía agua, con un orificio en la base por donde salia el líquido. El recipiente disponía en su interior de varias marcas de tal manera que el nivel de agua indicaba los diferentes periodos, tanto diarios como nocturnos. Después de este repaso a la historia os presento el reloj de agua Canna de ChronArte, un poco más actualizado, eso si, pero que su funcionamiento es más o menos el mismo que el que usaban los egipcios.

reloj de agua

Este reloj de pared acuático está compuesto por una docena de tubos de cristal todos ellos divididos en 10 trozos por los cuales pasa el agua marcando la hora con un nivel de agua determinado en el tubo adecuado.