De techo, aplique, de pie, de sobremesa, modernas y decorativas, las lámparas pueden tener formas muy variadas. A continuación os mostramos una pequeña selección de lámparas elegidas del catálogo de Modiss.
Lámparas Modiss

Kenya
Ya la escritora danesa Karen von Blixen se enamoró antes que nosotros de este país exótico, sorprendente, lleno de magia, luz y color que es Kenya. A él le dedicó sus sentidas “Memorias de África”. Modiss ha querido hacer su propio homenaje y ha creado esta vibrante, alegre, atrevida y esbelta fuente de luz. No sientes como redoblan los tambores?
  Lámpara Kenya de Modiss

Acua
La curiosidad es una constante en mí. Me interesa la armonía entre los materiales, la propagación de la luz, la geometría de la naturaleza…
Descubrir desordenadamente a Arquímedes, Galileo o Pascal me ha conducido a ratos de cierta beatitud, viendo la huida del vapor de la bañera, la lucha de la
esponja por no empaparse más y seguir flotando, la explosión de las burbujas en mi rodilla, el desfallecimiento de una gota y el discurrir de sus rítmicas ondas en el agua… Y, mientras, pensaba.
  Lámpara Acua de Modiss

Kaikala
Una catarata de lluvia y sol, un recuerdo de los amaneceres de la Florida natal ha inspirado a Luis Pons, este joven diseñador de Miami. Así es Kaikala una sonrisa cómplice, un guiño de metal y metacrilato. Una cascada de buen “feeling” que despierta en nosotros el anhelo de ser atrevidos y por qué no, cavalgar las olas!
  Lámpara Kaikala de Modiss

Raisa
Reflejos del auténtico sol que baña las playas de Cancún, que las llena con sus rayos dorados como si quisiera entregarles el día con una caricia. Sentados en el sofá de casa podemos casi notar como los dedos de Raisa dan calor a la habitación, la envuelven en tornasoles anaranjados y como nos llenan el alma con su calidez.
  Lámpara Raisa de Modiss

Matrioshka
Desplegar las emociones fue, tradicionalmente, un privilegio sólo al alcance de las mujeres. Nos costó entender que sensibilidad y ternura no son incompatibles con “masculinidad”. Hoy, por fortuna, gozar y sufrir, dirigir y obedecer, reír y llorar … incluso disfrutar de una lámpara acogedora, íntima; que abrace algo tan etéreo como la luz. ¡Las futuras generaciones dispondrán de un mayor repertorio donde elegir un nombre!.
Lámpara Matrioshka de Modiss